Medina Azahara y Walada, la última princesa omeya

Medina Azahara y Wallada, la última princesa omeya

El monumento a los enamorados fue inaugurado en 1971 y es una obra del arquitecto y escultor Víctor Escribano Ucelay. Representa unas manos casi entrelazadas. El conjunto esta rematado con un templete sustentado sobre 4 columnas y es la imagen de un amor pasional vivido por dos de los poetas medievales más destacados de la Córdoba andalusí Ibn Zaydun y Wallada. Tiene tallados dos de sus poemas, el primero se lo escribe Wallada a Ibn Zaydun y el segundo es de él hacia Wallada, la última princesa omeya. Ambos están escritos en árabe y en español.

WALLADA

Tengo celos de mis ojos, de mí toda,

de ti mismo, de tu tiempo y lugar.

Aún grabado tú en mis pupilas,

mis celos nunca cesarán…

IBN ZAYDUN

Tu amor me ha hecho célebre entre la gente.

Por ti se preocupan mi corazón y pensamiento.

Cuando tú te ausentas nadie puede consolarme.

Y cuando llegas todo el mundo está presente.

¿Pero qué historia encierran estos versos? ¿Quiénes fueron Ibn Zaydun y Wallada, la última princesa omeya?

La última princesa omeya, Wallada era hija de Muhammad ibn Abd al Rahman al-Nasiri y de una esclava llamada Aminam. Él fue califa durante un corto período de tiempo (1024-1025) de ahí que a Walada se la diera a conocer como la última princesa omeya. Que se le atribuyera su pertenencia a esta dinastía era debido a que su padre era descendiente de Abd al Rahman III apodado al-Nasir.  El apodo que recibió su padre fue al -Mustafki bi- Llah.

Su fecha de nacimiento es difícil de precisar, pero se cree que nació en torno al 1010. Lo que sí sabemos a ciencia cierta es la fecha de su muerte ya que Ibn Bassam de quien hablaremos más adelante, afirma que vivió más 80 años y que falleció en 1081.

Wallada, la última princesa omeya poseía una enorme belleza. Unos la describen rubia de ojos claros, otros morena de profundos ojos negros, claramente todos estaban de acuerdo en su belleza sin igual. Pero no solo su bellezala hacía distinguida, su inteligencia y audacia serán sus principales cualidades por encima de todo. Al ser de familia notable recibió una educación superior, incluso algunos autores destacan el hecho de que su padre le pidiera a Ibn Hazm (importante filósofo, teólogo, Historiador y poeta andalusí) que fuera su tutor.

La Córdoba en la que nace Wallada, la última princesa omeya estuvo inmersa en multitud de cambios. Entre ellos la destrucción Medina Azahara entre 1010 y 1013 como resultado de la fitna o guerra civil que acabaría con el fin del califato en 1031. Ella tan solo era una niña por lo que no conoció el esplendor de la ciudad brillante.

El final de una dinastía a la que ella pertenecía era inminente. Aun así su padre consiguió los suficientes apoyos para gobernar lo que ayudó a la educación de la princesa que se criaría entre harenes y personajes destacados.

visita guiada a Medina Azahara y Wallada, la última princesa omeya

Su padre pierde el Califato, pero seguirá participando en la política rivalizando con Quasim, quien saldrá victorioso y obligará a al -Mustafki a exiliarse.

Ella se quedará sola, pero Quasim decide acogerla en su harem gracias a su inteligencia y su belleza, por lo que seguirá viviendo en palacios. Tras ser derrocado Quasim por su rival Yahya le serán retirados todos los privilegios de los que hasta ese momento había disfrutado. En las primeras décadas del siglo XI, a la progresiva disolución del califato Omeya le seguirán las Taifas y en estas se sucederán rápidamente unos gobernantes a otros. Tras Yahya llegará Abd al Rahman V el cual decidirá devolver a Walada, la última princesa omeya su estatus colocándola en una posición muy próxima a él.

Wallada no tuvo hermanos con lo que a la muerte de su padre, todo lo que el poseía lo heredó. Compró un palacio liquidando así su herencia y allí será donde surgirán las famosas tertulias poéticas donde acudirán lo más granado de la Córdoba andalusí. Incluso dio clases a otras mujeres, tanto hijas de familias adineradas como esclavas a las que iniciaba en la poesía y el canto.

Walada, la última princesa omeya organizaba tertulias a las que acudían lo más selecto y granado de la sociedad andalusí cordobesa y en ella solían componer versos al alimón, es decir, un poeta componía el primer hemistiquio de un verso y otro lo completaba y así sucesivamente siendo esta una de las actividades propias de una tertulia literaria de la época.

Cuentan que en estas tertulias es donde se empiezan a dar a conocer sus dotes como poetisa y en ellas es donde por primera vez un talentoso poeta llamado Ibn Zaydun conoce a la princesa.

Este, completamente encandilado con la belleza de Wallada y de sus poemas decide anónimamente escribirle cada día un poema. Tan bellos son los poemas que se despierta en ella lo que más tarde se convertiría en un misterioso amor pasional. Hasta que un día Ibn Zaydun se decide a firmar uno de los poemas descubriendo así Wallada, la última princesa omeya que su misterioso enamorado era uno de los poetas que acudía a sus veladas.

Aunque la sátira era el género al que correspondían la mayoría de los poemas de Wallada, estos se tornan y convierten en amorosos y pasionales durante su romance, escondidos entre sus versos, ya que ambos pertenecían a linajes rivales, ella como sabemos Omeya y él perteneciente a la familia Banu Yahwar.

Pero la historia de amor se romperá cuando el visir de Abderraman V, Ibn Abdus, que era rival de Ibn Zaydun descubre el romance entre ambos y decidido a acabar con este, urde un plan para destruirlo.

El visir Abdus mandó a una bella esclava negra de Wallada a seducir a Ibn Zaydun el cual finalmente cayó rendido a sus encantos. Cuando Wallada, la última princesa omeya lo descubrió decidió repudiarlo y los poemas que hasta ese momento habían sido de amor se tornaron en desprecio, odio y humillación.

Ibn Zaydun fue encarcelado, aunque no se sabe exactamente cuando. Se cree que en torno a 1040-43, años en los que se le relacionaba con Wallada, la última princesa omeya o más bien cuando se produce su ruptura. Tras el encarcelamiento Ibn Zaydun es ayudado por sus influyentes amistades a escapar y se refugia en Sevilla bajo la protección de Al Mu’tamid el califa poeta. Allí alcanzó gran fama en su corte, pero aun lejos de ella nunca la olvido. Tras su huida de la cárcel se dice que le escribió a Wallada, la última princesa omeya mientras se escondía en Córdoba. Escondido probablemente en las ruinas de Medina Azahara le escribió uno de sus poemas más hermosos.

Ella mantuvo un romance con el visir Abdus y finalmente terminaría sus días arruinada. Se ganó la vida ofreciendo sus poemas por todo Al-Andalus, pero aunque nunca se casó, siempre vivió bajo la protección de Abdus.

Hoy día, la mayoría de sus poemas se encuentran al final de las obras de otros poetas ya que por ser mujer estos serán considerados de menor valor marginando así socialmente a las mujeres árabes poetas de la época. 

visita guiada a Medina Azahara y Wallada, la última princesa omeya

Curiosidades sobre Wallada, la última princesa omeya

La Dajira de Ibn Bassam fue la primera obra en la que aparecen los versos de la poetisa. Aunque en estos poemas se aprecia cierta ambigüedad por parte del escritor debido probablemente al género, pues Wallada trascribe unos versos que se dice llevó escritos en los hombros de uno de sus vestidos. En los primeros versos, la dota de los honores propios de su estirpe y traslada el orgullo que ella siente por sí misma. Así en un hombro dice:

“estoy hecha, por Dios, para la gloria,

Y avanzo, orgullosa, por mi propio camino”

En cambio, la ambigüedad del autor se refleja al transcribir los versos del otro hombro:

“Ofrezco la mejilla a quien me ama

Y doy mis besos a quien los desea”

Wallada, la última princesa omeya fue una mujer única y destacada en aquellos tiempos donde tan poco común era que una mujer sobresaliera por su poesía. Pero bien por su carácter audaz, bien por su belleza magnética, además de por pertenecer a uno de los linajes más importantes del mundo musulmán, consiguió llegar a ser una destacada poetisa reconocida hasta nuestros días como una de las más grandes del mundo andalusí.

Si quieres seguir conociendo más secretos, historias, personajes poco conocidos de la ciudad de Medina Azahara no dejes de contactarnos. Nuestros Guías Oficiales de Woow Córdoba estarán encantados de acompañaros en nuestra Visita guiada a Medina Azahara de la forma más amena y entretenida, siempre dentro del rigor documental e histórico.

Noelia Pilo López

Guía Oficial Woow Córdoba.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntuación: 5,00 sobre 5)
Loading...

Dejar un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada. Todos los campos son requeridos.