La que fuera Mezquita Mayor de Córdoba se encuentra emplazada en un lugar considerado sagrado desde tiempos remotos, pues es conocido que allí existió un templo dedicado a una divinidad romana, y fue ése el sitio elegido para erección de la Basílica Visigoda de San Vicente. Durante los primeros años de la invasión, la población musulmana no dispuso de un recinto sacro con la amplitud suficiente para desempeñar las funciones de Mezquita Mayor, recurriéndose para las grandes concentraciones de los viernes a la al-musalla, u oratorio al aire libre, situado extramuros de la ciudad.

Será en el reinado de Abd AL-Rahman I cuando se plantee la necesidad de resolver el problema; se decide entonces comprar a los mozárabes cordobeses parte de la basílica de San Vicente, que era el mayor edificio que poseía la ciudad. Por esa razón, a partir del año 751 la basílica quedó convertida en mezquita mayor. Se destruyeron los altares y se cambio la orientación del templo, construyéndose en el muro sur el mihrab, a la vez que se utilizó uno de los torreones del palacio de los gobernadores para alminar. Solo algunos fragmentos de celosías, parte de un sarcófago y un pilar, atestiguan el pasado visigodo que subyace entre estos muros.

Pronto este primitivo recinto, debido al gran incremento de la población resultará pequeño, y a finales del 785 Abd al-Rahman I decide acometer la construcción de un nuevo edificio que, por amplitud y magnificencia, pudiera ostentar dignamente el rango de Mezquita Mayor de la ciudad. Surge así una construcción de planta cuadrada, de casi 79 metros de lado, con dos partes bien delimitadas: el sahn o patio, colocado en la parte norte donde se hacían las preceptivas abluciones, y el liuan o sala de oración, a la que se accedía desde el patio a través de arcos abiertos en el muro lindante con el patio.

La sala de oración se distribuyó en once naves, perpendiculares al muro de la quibla, separadas por muros intermedios montados sobre arcos de medio punto, que gravitaban a su vez sobre pilares apoyados en columnas y arriostrados entre sí por arcos de herradura. Las basas, fustes, capiteles y cimacios de las columnas se aprovecharon de construcciones anteriores romanas y visigodas, con el consiguiente ahorro de material y mano de obra cualificada.

La-Mezquita-Catedral-Cordoba

Cúpula de la maqsura en la Mezquita Catedral de Cordoba

Como es habitual en las mezquitas, el suelo era terrizo, cubierto por esteras de pita, y la techumbre, colocada a unos diez metros de altura, estaba realizada en madera. El despiezo de los arcos se hizo alternando dovelas de piedra con otras de ladrillo colocado de canto, siguiendo un sistema constructivo ya utilizado en edificaciones del período final del Imperio Romano. Los muros se construyeron con sillares de piedra dispuestos a soga y tizón, de acuerdo con la tradición clásica, aunque siguiendo también la usanza siria, se coronaron con almenas. La comunicación con el exterior se hacía a través de la hoy llamada Puerta de San Esteban, que sólo conserva de ese momento las zonas inferiores.

De este modo, la construcción propiciada por Abd al-Rahman I se nos revela como una magistral síntesis entre los aportes de la arquitectura hispanorromana y los modos islámicos, a la vez que se convierte en modelo para obras posteriores, por la manera en que sus alarifes dispusieron y ordenaron el espacio y los elementos que lo integraban. Esta primitiva aljama no estaba totalmente edificada a la muerte de Abd al-Rahman I, por lo que su hijo y sucesor Hisham I debió ocuparse de la construcción del alminar y de la galería o azaquefa destinada a las mujeres, situada en uno de los costados del patio.

A partir del año 832, gobernando Córdoba Abd al-Rahman II, se vuelven a realizar obras en la aljama, pues se construyen nuevas galerías en torno al patio, que quedó así totalmente rodeado. Así mismo, se decide la apertura de la Puerta de los Deanes, que en contra de lo que podría suponerse por su nombre, se ha mantenido casi sin alteraciones a lo largo de los años, constituyendo una
de las mejores muestras del modo constructivo de la época.

Años después, entre el 848  el 855 se precedió a ampliar la sala de oración, recreciéndose la mezquita original en algo más de 26 metros en dirección sur. Se abre también en ese período la conocida como Puerta de San Miguel, luego muy reformada, pero que luce en el tímpano la decoración de mosaico original.

La-Mezquita-Catedral-de-Cordoba

Puerta de San Esteban de la Mezquita Catedral de Córdoba

A la muerte de Abd a-Rahman II, su ijo y sucesor Muhammad I continua los trabajos y encarga la decoración de todo lo construido, así como la renovación de lo existente. Desde el punto de vista técnico, estas obras no aportaron nada nuevo, ya que su estructura se limitó a copiar fielmente la anterior, utilizándose también material romano y visigodo. Sin embargo se aprecian algunas diferencias, como el empleo de columnas desprovistas de basa y la aparición de capiteles labrados por artífices musulmanes, inspirándose en los clásicos.

Diez años más tardes, en el año 865, Muahmmad I establece ante el mihrab construido por su padre un lugar acotado, la maqsura, separado del resto por una celosía de madera, que se reservó para uso exclusivo del soberano y su séquito; poco después su hijo y sucesor al-Mundhir añadió junto al mihrab unas dependencias destinadas a albergar las donaciones que hacían los fieles a la mezquita. Ya en el año 900, por deseo de Abd Allah, su hermano y sucesor, se construye un pasadizo o sabat, a través del cual quedaba unida la maqsura con el palacio.

El monumento más emblemático de la ciudad de Córdoba, es la Mezquita Catedral de Córdoba. Con muchísimos siglos de antigüedad, esta edificación que comenzó alrededor del año 785, ha sido y es, una de las catedrales más visitadas del mundo.

En WooW Córdoba queremos que todo cordobés y toda persona que venga a visitar Córdoba, conozca nuestra Mezquita Catedral, su historia y todos los secretos que guarda en su interior. Para la Diócesis de Córdoba es la edificación más importante para el culto cristiano, de ahí que en la ya antigua mezquita, se prohíban cualquier tipo de culto o rezo que no sea católico.
Muchos actos católicos de la ciudad tienen representación aquí. En Semana Santa, La Mezquita Catedral de Córdoba es lugar de paso para casi todas las hermandades y cofradías que llevan su religiosidad a la calle.

La Mezquita Catedral de Córdoba alberga en el interior un gran patio, conocido como el Patio de los Naranjos, famoso en Córdoba y muy visitado. Un patio muy cuidado al cual se accede por las diferentes puertas, cada una con su historia y su nombre.

Nuestro equipo de WooW Córdoba formado por guías locales cordobeses acreditados por la Junta de Andalucía estará encantado de poder acompañaros y ofreceros una visita guiada completa a la Mezquita Catedral de Córdoba, tanto interior como exterior. En esta visita conoceréis todos los rincones que alberga tanto el patio de los naranjos hasta los cuadros, monumentos y las viejas leyendas que pueden encontrarse en el interior de la misma.

Ofrecemos la visita a la Mezquita Catedral de Córdoba, todos los días de lunes a domingo, puedes reservar tu tickets a través de nuestro correo hola@woowcordoba.es o llamando al teléfono 626 057 613. Disfruta con nuestro equipo de esta bonita ciudad como es Córdoba.